MENU

Language

  • English
  • Français
  • Español
  • 简体中文

Show contents for

Apoyar a los jóvenes ahora para acabar con la pobreza mañana

La educación gratuita es una de las herramientas más eficaces para combatir la desigualdad. Beneficia a toda la sociedad pero, sobre todo, a los jóvenes más pobres.

“Aquí estoy, una niña, entre muchas otras. Hablo, no por mí, sino por todas las niñas y los niños. Hablo, no para poder gritar, sino por aquellos que no tienen voz, para que puedan hacerse oír.” - Malala Yousafzais (19 años, Pakistán), activista a favor de la educación de las niñas, galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2014.

Nunca antes la población joven había sido tan numerosa como hasta ahora. Los 1.800 millones de personas con una edad comprendida entre los 10 y los 24 años representan una cuarta parte de la población mundial. La mayoría vive en zonas urbanas en países en desarrollo.

A pesar de su gran número, los jóvenes están excluidos de los procesos de toma de decisiones debido a unas políticas dirigidas a la población adulta y unos valores y normas sociales que desatienden sus opiniones, necesidades o intereses.

Los jóvenes deben hacer frente a graves problemas sociales, políticos y medioambientales heredados de sus mayores y constituyen el colectivo más vulnerable a las crisis económicas.

Son excluidos política y culturalmente y sufren de forma desproporcionada los efectos del cambio climático. Millones de jóvenes padecen discriminación debido a su orientación sexual, género, raza, casta, religión, etnia, discapacidad física o el lugar en el que viven.

Conoce más en el siguiente enlace.